La cafeína ha sido un ingrediente usado en los productos cosmético durante más tiempo del que creéis , y muy posiblemente encontrarás un frasco en los estantes de la mayoría de los laboratorios de desarrollo de cosméticos.

Hay tres cosas para las que se usa:

1º Escultura corporal.

La idea detrás de esto es que los apliques a partes de tu cuerpo que tienen más grasa de la que quisieras. La cafeína estimula la quema de grasa, por lo que puede deshacerse de la grasa no deseada.

2º También se utiliza para mejorar el tono de la piel.

Se supone que estimula la producción de energía en las capas superiores de la piel. Esto nuevamente usa la descomposición de la grasa, pero en este caso, libera energía para mejorar el aspecto de la piel.

3º Y finalmente se utiliza en champús para estimular el crecimiento del cabello.

De los tres, lo de poder “esculpir” nuestro cuerpo es el que, a primera vista, parece el más plausible y deseado.

Todos sabemos que la cafeína tiene efectos en nuestro cuerpo y mente (el más conocido es el de mantenernos despiertos)… Entonces, si puede mantenerte despierto, ¿por qué no debería estimular la quema de grasa?


Peeero…. no es oro todo lo que reluce ya que la cafeína es una molécula muy pequeña, soluble en agua, que se disemina alrededor del cuerpo muy rápidamente. Es difícil imaginar, pues, que permanezca en un lugar el tiempo suficiente para tener el efecto que nos prometen. Agregue a eso el hecho de que nunca se ha visto un artículo que demuestre realmente funcionó para quemar grasas.
La idea de energizar la piel tiene las mismas objeciones, con el agregado de que no es del todo obvio que incluso si se pudiera energizar la piel eso tendría un efecto beneficioso notable. nuestra piel es uno de los órganos del cuerpo humano más complejo…
Y ya por último la idea de que la cafeína puede estimular el crecimiento del cabello parece estar basada en nada más que ilusiones. Una vez más, el hecho de que la cafeína tiene efectos biológicos es un buen comienzo. Como es el hecho de que puede penetrar en la piel. También hay evidencia de que podría tener algún tipo de efecto sobre la expresión hormonal, lo que abre la posibilidad de que pueda tener algún tipo de efecto sobre el crecimiento del cabello, que está controlado por las hormonas. Pero en contra de eso, existe la misma objeción que a los otros expuestos anteriormente: que se propaga rápidamente a través del cuerpo. Y tampoco hay evidencia de que las personas con un alto nivel de exposición a la cafeína tengan más cabello. Si este fuera el caso, cualquier persona que no tome cafeína pero que esté perdiendo el cabello podría demostrar un crecimiento del cabello con solo comprar un frasco de café. Estoy bastante seguro de que esto ya se habría notado si hubiera tal efecto.

Así que, en general, el caso de usar cafeína en los cosméticos no es todo lo bueno que nos quieren vender…

JMG
Autor

Escribe un Comentario