El sol tiene infinitos beneficios para nuestra piel y es esencial para la vida, además, aumenta nuestra autoestima y nuestro optimismo, interviene en distintos procesos fisiológicos del ser humano como la síntesis de Vitamina D y mejora algunas enfermedades de la piel.

Sin embargo, una inadecuada exposición solar puede tener numerosos riesgos para la salud, presentando numerosos efectos negativos que pueden derivar de una exposición intensa, como quemaduras de piel o lesiones oculares; o de una exposición crónica, como envejecimiento, manchas y cáncer de piel.

Resultan especialmente peligrosas las exposiciones sin protección en las edades infantiles y juveniles, relacionadas con un peligro aumentado de padecer cáncer de piel, en el futuro.

Tomar el sol de forma adecuada es esencial para mantener nuestra salud y la de nuestra piel, hoy queremos darte las pautas para tomar el sol de la forma más segura posible:

1. Evita permanecer durante mucho tiempo al sol ya que, aunque uses un factor de protección muy alto, ningún protector solar ofrece la protección total frente a los riesgos que provoca la exposición excesiva al sol.

2. Las primeras exposiciones al sol de la temporada han de ser de unos 20 minutos máximo.

3. Evita tomar el sol entre las 12:00 y las 16:00, y extrema las medidas protectoras con las actividades al aire libre que realices durante estas horas.

4. No exponer al sol a niños menores de tres años. En el caso, protegerlos con sombreros, gafas y protectores con SPF muy alto, especial para niños y resistentes al agua. 

5. Se recomienda utilizar un protector solar que proteja frente a los rayos UVB que son los causantes de las quemaduras solares, y frente a los UVA, principales responsables del envejecimiento prematuro de la piel. Estos dos tipos de radiación, además, son los que contribuyen al mayor riesgo de padecer cáncer de piel.

6. Elige un protector adecuado para tu tipo de piel, o zona del cuerpo que protejas. Atendiendo a que cada parte del cuerpo tiene un tipo de piel. Así que, protege el rostro, la calva, los hombros, el escote, las orejas, las manos y los empeines con una atención especial ya que son más sensibles al sol.

7. Elige un factor de protección alto sobre todo en las primeras exposiciones al sol. Extiende una cantidad generosa y uniforme del protector solar y aplícala sobre la piel seca 30 minutos antes de la exposición solar, repitiendo cada dos horas o cuando te bañes o seques.

8. No utilizar protectores solares que este abiertos desde el año anterior.

9. Protege tu piel con un protector solar, incluso los días nublado ya que las radiaciones UV se reflejan en el agua, la arena, la hierba, la nieve y también en los días nublados.

10. Protege la cabeza con sombreros y los ojos con gafas de sol de la radiación solar.

11. Hidrátate bebiendo una gran cantidad de agua.

12. Aplica siempre crema hidratante tras la exposición solar.

13. Si observa algún cambio de color o tamaño de sus manchas o lunares, consulta con tu médico.

JLAU
Autor

Escribe un Comentario