Estamos en Agosto, el mes por excelencia del verano (aunque este año sea un poco atípico), así que os vamos a dar 9 superalimento para coger ese color tan deseado en verano… el bronceado

Papaya

Contiene grandes cantidades de vitamina C, además de carotenos y la desconocida papaína, una enzima que favorece la desintoxicación del organismo. Por eso se recomienda su consumo en dietas de adelgazamiento.

Manzana

El bronceado cuesta muchas horas debajo del sol pero lo cierto es que se pierde muy rápidamente.
La manzana es la mejor aliada para mantener y fijar el bronceado y mantenerlo lo máximo posible

Soja

Otro potentísimo antioxidante que ayuda, como lo hace la manzana, a la fijación del bronceado y no perderlo rápidamente.

Zanahoria

El alimento más icónico cuando hablamos de bronceado. Tiene un alto contenido en vitaminas y es muy nutritiva. Contiene una altísima proporción de betacarotenos que ayudan a la producción de melanina, proporcionando un bronceado natural, al tiempo que ayuda a nuestra piel a protegerse frente a las radiaciones solares. Lo mejor, consumirlas crudas.

Calabaza

Esencialmente, tenemos los mismos motivos para consumir calabazas: alto contenido en fibra, betacarotenos y vitaminas que intervienen en la producción de melanina que es fundamental para el bronceado.

Tomate

El color es un interesante indicativo para saber qué alimentos nos vienen mejor para cuidar nuestra piel y prepararla para el baño solar. Contiene mucha vitamina C. Resulta especialmente interesante el tomate de la variedad pera; este contiene aún más cantidad de licopenos que es uno de los antioxidantes más potentes de la naturaleza.

Melocotón

Aparte de contener una gran cantidad de betacarotenos antioxidantes, aporta al organismo niveles elevados de vitaminas A, B y C, y minerales como el calcio y el hierro.

Frutos rojos

También están en la dieta ideal para tomar el sol. Se pueden incluir sandías, fresas, moras, arándanos…

Espinacas

Además de un alto contenido en hierro, sus hojas también tienen un alto contenido en betacarotenos. Lo ideal, como con las zanahorias, es consumirlas crudas en ensalada, puesto que hervidas pierden algunas de sus propiedades.

JMG
Autor

Escribe un Comentario