Hoy os hablaremos de una de las especias más conocidas en el mundo durante siglos y siglos… una especia “estrellada”… hoy os hablaremos del Anís

Un poco de historia…

La Pimpinella anisum, comúnmente conocida como anís, es una de las especies más antiguas utilizadas por el hombre, siendo cultivada en Egipto y posteriormente en Grecia, Roma y Oriente Medio. El anís tiene flores blancas y frutos de color amarillo-marrón o verde-marrón, que contienen no menos del 2% (p/p) de aceite esencial. Egipto y España son los mayores productores mundiales de este aceite esencial. Sus frutas y aceite esencial son ampliamente utilizados en la industria alimenticia como saborizante, antioxidante, agente antiespumante y conservante en muchos productos, tales como caramelos, dulces, toffees y bebidas. Muchos países de la región mediterránea, como Turquía, Grecia, Italia, España y Francia, tienen bebidas alcohólicas tradicionales producidas con P. anisum, como anís, arak, pastis, ouzo, sambuca, zivania y raki.
El anís también fue recomendado por personalidades notables, incluyendo a Plinio, Pitágoras e Hipócrates. Los frutos de esta especie también fueron utilizados como moneda de cambio en la Edad Media

El anís y su aceite esencial se han utilizado en la medicina popular para una amplia gama de usos terapéuticos, como diurético, expectorante suave, tranquilizante, estomacal, antifúngico, antibacteriano, anticonvulsivo, carminativo, inductor de secreción de leche, antiespasmódico, expectorante y purificador intestinal, entre otros

El uso del anís en la medicina popular animó a muchos investigadores a investigar las propiedades médicas del aceite esencial de esta especie, incluyendo su fuerte actividad antimicrobiana. Además, muchos estudios de este aceite esencial incluyen la elucidación del mecanismo de acción. Por ejemplo, el aceite esencial de anís pudo inducir efectos broncodilatadores, que pueden explicarse por la inhibición de los receptores muscarínicos

Su uso en cosmética

Se sabe que el anís posee concentraciones de trans-ántole, estragol, γ-hymachalen, para-anisaldehído y metilcabicol. Esta combinación de sus componentes permite obtener beneficios para la piel de anís estrellado como protección antioxidante y propiedades astringentes menores.
Debido a sus componentes que contienen fenol, el aceite de anís proporciona una potente protección antioxidante que puede ayudar a proteger la piel neutralizando los radicales libres presentes en el medio ambiente. Esta propiedad protectora puede provenir de la capacidad quelante del anís, que puede inhibir la actividad de ciertos péptidos degradantes.

Por último, el extracto de anís es un aromático favorable que puede ser utilizado para ayudar a enmascarar olores indeseables en cosméticos, así como también como una fragancia en productos de cuidado personal como cremas y lociones.

JMG
Autor

Escribe un Comentario