Sé, que cuando nombramos la palabra calabaza, rápidamente se nos viene a la mente la imagen de miles de calabazas, esparcidas por las calles y casas americanas -en la noche del 31 de Octubre (Halloween)-, con horripilantes semblantes “tatuados” en sus cáscaras… Pero la calabaza, en vez de causarnos miedo, debería de causarnos fascinación por la infinidad de beneficios que nos aporta a nuestra salud…

Los beneficios de la belleza de la calabaza

“La calabaza está compuesta de alfahidroxiácidos (similares al ácido glicólico y al ácido láctico), que son ácidos frutales que destruyen las células muertas de la piel, aumentan la renovación celular y mantienen la piel brillante”, explica Lily Talakoub, M.D., dermatóloga del Centro de Dermatología y Cuidado de la Piel McLean. “La calabaza también tiene el beneficio adicional de contener betacaroteno, un derivado de la vitamina A que disminuye las arrugas, ayuda a eliminar las manchas marrones y puede ayudar a revertir el daño UV. El zinc también es abundante en la calabaza, que el Dr. Talakoub llama “el mejor agente curativo de la naturaleza”, por su capacidad para prevenir el acné y curar la piel.
La calabaza también está cargada con vitamina C, que ayuda a aumentar la inmunidad de su cuerpo para combatir los resfriados, la gripe y las infecciones, así como ayuda a combatir el daño solar y los radicales libres en la piel, previniendo el envejecimiento, las arrugas y las manchas marrones, según el Dr. Talakoub. “La vitamina A es otro producto de la calabaza: ayuda a mejorar la visión, reduce el riesgo de cataratas en el ojo y minimiza las cicatrices del acné”, agrega.

¿Listos para aprovechar la miríada de beneficios de belleza de la fruta favorita del otoño (¡sí, fruta!)? Pues adelante…

JMG
Autor

Escribe un Comentario