Muchas de las primeras cremas para la piel en la antigüedad, se describieron como “alimentos para la piel”… Se dice que penetran y alimentan la piel, la rellenan, reducen las arrugas y, en general, hacen que el rostro parezca más joven.
Se creía que las grasas y aceites animales eran mejores que los derivados de las plantas porque se creía que eran más fácilmente absorbidos por la piel. Algunos de ellos, como el aceite de pescado y de tortuga, también se sabía que contenían vitaminas solubles en aceite. El principal problema de las grasas y aceites animales era su olor, que a menudo era difícil de disimular con cosméticos, por lo que siempre se prestaba la debida atención a los aceites vegetales.

Aguacates

El aguacate Persea americana – antigua nomenclatura: Persea gratissima – es originaria de América Central y del Sur. Fue utilizado por los aztecas, incas y mayas como alimento, pero también esparcieron la pulpa de la fruta sobre su piel como una moderna máscara facial. En la década de 1830, los árboles de aguacate se introdujeron en Hawaii y Florida, y luego en California en la década de 1850. Sin embargo, no fue hasta el siglo XX cuando se desarrollaron en Estados Unidos e Méjico variedades aptas para la agricultura comercial, siendo California el principal proveedor de fruta.

En la década de 1920, los aguacates se conocían comúnmente como “peras de cocodrilo”, pero la Sociedad Pomológica Americana y el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos sugirieron que se utilizara el nombre más comercializable de “aguacate”.

Las primeras investigaciones

La venta de frutas frescas de aguacate era el pilar de la industria del aguacate en los Estados Unidos, pero los cultivadores estadounidenses trataron de encontrar otros usos para la fruta con cicatrices o con manchas que no podían venderse en el mercado de la fruta, incluida la posibilidad de extraer aceite de aguacate. La mayor parte de la investigación en esta área fue realizada por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos y la Asociación de Aguacates de California en colaboración con varias universidades californianas.

Puede ser posible utilizar el deshecho del aguacate, que en la actualidad se desperdicia, utilizando el aceite graso contenido en él. Este aceite probablemente no encontraría un mercado como aceite comestible debido a su color, pero los experimentos han demostrado que sería valioso para la fabricación de jabón.

En la década de 1930, la extracción del aceite de aguacate se hacía pelando la fruta, quitando la semilla, cortando y secando la parte carnosa de la fruta, y luego extrayendo el aceite por presión hidráulica, o más tarde por solvente orgánico (por ejemplo, éter de petróleo). Esto hizo que la producción del aceite fuera cara y, junto con su color verde, convenció a la mayoría de los investigadores de la época de que no sería adecuado como aceite para cocinar o para ensaladas.

¿ Y si se usa en el mundo de los Cosméticos ?

Uno de los usos que se sugirió para el aceite de aguacate fue cosmético y los informes iniciales parecían prometedores. Aparte de su color verde, se compara muy favorablemente con la lanolina, ya que tiene una gran penetración en la piel, un alto contenido vitamínico, un bajo olor y excelentes cualidades de conservación. También produce emulsiones más finas cuando se usa en cremas y lociones para la piel.
Entre las propiedades del aceite que lo hacen valioso como ingrediente cosmético se encuentran las siguientes:

1. Es uno de los aceites más penetrantes que se conocen, con la lanolina en su poder para penetrar en el tejido de la piel. Por lo tanto, sirve como “portador” de otras sustancias valiosas que carecen de poder de penetración. Esta propiedad lo hace valioso para su uso en cremas nutritivas o tisulares, cremas de masaje, cremas de uso general, aceites de masaje (aceites musculares) y otras preparaciones en las que la penetración y la lubricación son esenciales.

2. Los fabricantes que usan aceite de aguacate en jabones de tocador de alto grado atribuyen sus propiedades superiores de espuma y limpieza al aceite.

3. Al ser rico en vitaminas A y D (solubles en aceite), cuando se prepara adecuadamente, presenta una ventaja sobre la mayoría de los demás aceites vegetales o frutales disponibles para uso cosmético[y]…. los aguacates son una rica fuente de vitaminas A, B, D y E…. El aceite no tiene ninguno de los olores desagradables de los aceites de hígado de tortuga o de bacalao, lo que lo hace adecuado para reemplazar estos aceites.

El aceite de aguacate parece ser la excepción a la regla general. A pesar de ser un aceite vegetal, tiene un alto poder de penetración y un alto contenido vitamínico. Se afirma que contiene vitaminas A, D y E además de lecitina. El olor es leve y no es difícil de cubrir. De hecho, el aceite parece tener todas las propiedades deseables de un alimento para la piel, sin tener otras indeseables, como el desagradable olor característico del aceite de tortuga.

Parece, sin embargo, que el aceite de Aguacate tiene propiedades muy “penetrantes”, y que también posee el poder de reducir la tensión superficial con la consiguiente producción de una emulsión más fina. Como consecuencia de los hechos anteriores, su uso parece ser propicio para las cremas de un tipo menos grasiento.

Aunque el aceite de aguacate era más caro de producir que muchos otros aceites vegetales, como el aceite de oliva, los investigadores que trabajan para la Asociación de Aguacates de California trataron de darle un giro positivo a su alto costo sugiriendo que le daría a las cremas para la piel un cierto sello.
El hecho de que el aceite de aguacate sea el aceite de mayor precio utilizado en cosmética ha demostrado ser beneficioso para los fabricantes que utilizan el producto, ya que estampa sus cosméticos como artículos de “calidad”.

Época de Posguerra

El uso del aceite de aguacate en cosméticos aumentó en la segunda mitad del siglo XX a medida que los suministros de aguacates se hicieron más abundantes (tanto en los Estados Unidos como en otros lugares), se desarrollaron técnicas de extracción más rentables y se popularizaron los cosméticos y artículos de tocador de origen vegetal. El alto contenido de vitamina E y las propiedades emolientes del aceite de aguacate se apreciaron cada vez más cuando los cosméticos hechos de “ingredientes naturales” entraron en boga en la década de 1970. Se incorporó a una amplia gama de productos para el cuidado de la piel y del cabello, incluyendo acondicionadores para el cabello, cremas faciales, lociones para manos y aceites de baño. Por ejemplo, la gama Coty’s Air Spun Avocado Skin Care de los años 70 incluía Crema Limpiadora, Ambientador, Crema Hidratante, Crema de Noche, Tónico de Loción, Leche Limpiadora, Hidratante Acondicionadora, Crema de Manos y Crema de Uñas.
Las propiedades que hacen del aceite de aguacate un interesante componente cosmético y de jabón son las siguientes:

  • Es uno de los aceites más penetrantes conocidos y se compara muy favorablemente con la lanolina en este sentido. Por lo tanto, es valioso en cremas para tejidos y masajes, aceites musculares y otros productos en los que la lubricación y la penetración son esenciales.
  • Su alto contenido en vitaminas solubles en aceite.
  • Su tendencia a reducir la tensión superficial de los líquidos formando así emulsiones más finas.
  • Tiene propiedades curativas para la piel.
  • Es rico en lecitina y fitosterina.
  • Terapéuticamente, las cremas de aceite vegetal son más deseables que las de aceite mineral y son más calmantes para la piel.


El aceite de aguacate se puede utilizar en casi todos los cosméticos que utilizan un aceite en su formulación. Sin embargo, la sustitución del aceite mineral por aceite de aguacate – para hacer un cosmético más “natural” – generalmente requería algunos ajustes en las proporciones de otros ingredientes, ya que el uso del aceite de aguacate haría que la emulsión fuera más rígida.

Ya en la actualidad

La mayor parte del aceite de aguacate utilizado en cosmética a finales del siglo XX fue refinado, blanqueado y desodorizado, siendo el producto resultante un aceite amarillo inodoro. La introducción del aceite de aguacate prensado en frío -investigada por primera vez en la década de 1980, pero que sólo se ha convertido en una realidad comercial en el siglo XXI ha abierto nuevas posibilidades para el aceite, ya que el aceite de aguacate virgen y virgen extra se vende ahora como aceite culinario en los supermercados. Será interesante ver cómo este desarrollo afectará a su uso en cosmética, especialmente en lo que se refiere a la moda actual de aplicar aceites naturales directamente sobre la piel.

JMG
Autor

Escribe un Comentario